Aylwin, Larraín y Pesutic, entre las cartas que desafían al bastión de la derecha


En 2017, Chile Vamos logró cinco de seis diputados en esa zona. Hoy la proyección indica que no sacarían más de cuatro constituyentes.


Por primera vez desde 1993, la competencia electoral en la zona nororiente de Santiago no será una carrera corrida. A pesar de la dispersión opositora en al menos cinco listas (en total, son siete pactos y tres candidaturas individuales), los grupos no afines al Gobierno hicieron una ambiciosa apuesta para ganar al menos dos escaños en la Convención Constitucional por el distrito 11 (Las Condes, La Reina, Lo Barnechea, Vitacura y Peñalolén), el llamado «Barrio Alto», que históricamente ha sido un bastión de la derecha.


En la zona, que elegirá seis constituyentes, se presentó más de una treintena de candidatos, algunos académicos e intelectuales, rostros de TV, figuras políticas que mantienen vigencia mediática o que tuvieron roles gubernamentales y voceros de organizaciones sociales. Ellos, representantes de que lo habitualmente se define como centro político e izquierda, podrían tener el mejor desempeño electoral de esos sectores desde el retorno de la democracia. En treinta años, en esa zona, solo dos personeros de ese espectro político han sido elegidos: La arquitecta DC Eliana Caraball, en 1989, y el exmilitante humanista Tomás Hirsch, en 2017. La parrilla competitiva en el arco opositor, según coinciden analistas, hay tres listas competitivas, que podrían reducir los escaños de Chile Vamos.


La «Lista del Apruebo», respaldada Por partidos de la ex Concertación, está integrada por la excandidata presidencial ecologista Sara Larraín; la abogada DC Elisa Walker (exasesora del Ministerio de la Mujer e hija del exsenador Ignacio Walker); la conductora de radio y TV, Paola Berlin; el cientista político Cristóbal Bellolio; el exdirector de «The Clinic», Patricio Fernández, el expresidente de la Fundación Iguales, Juan Enrique Pi (ex DC) y la historiadora liberal Maria José Cumplido.


En la lista del «Apruebo Dignidad» (Frente Amplio y PC), en tanto, hay dos rostros del movimiento feminista: las abogadas Javiera Toro (expresidenta de Comunes, quien firmó el acuerdo del 15 de noviembre) y Constanza Schónhaut (Convergencia Social y exasesora de Gabriel Boric). A ellas se suma el actor Mauricio Pesutic (indep. -PC), a quien le ayuda el conocimiento derivado de sus personajes en teleseries.


En tanto, «Independientes con Chile» postula algunos ex DC, entre ellos la, exministra Mariana Aylwin y el exsubsecretario Clemente Pérez (quien en la parlamentaria de 2005 sacó 49 mil votos en el distrito 23). Además, forma parte de la lista el director Enseña Chile, Tomás Recart. “Es la primera vez que vemos candidatos competitivos aquí. A partir de 1993 en el antiguo distrito 23, la derecha sacaba al menos el doble de votos. La izquierda nunca mandó candidatos competitivos porque a ganar”, dice el cientista político Kenneth Bunker. A juicio del diputado RN, cientista político y experto electoral, Tomás Fuentes, “es muy probable que «Independientes con Chile» (grupo de Aylwin) logre un cupo en la constituyente. Por su parte, la lista «Apruebo Dignidad», con la inclusión del actor Mauricio Pesutic, po» dría acercarse.


Un escenario más complejo enfrenta la «Lista del Apruebo», pero podrían aspirar a un escaño”. Fuentes precisa que “a pesar de ello y por cómo funciona nuestro sistema electoral, la unión de Chile Vamos y los resultados históricos, indican que el pacto obtendría cuatro de seis cupos, mientras que el resto de las listas se disputarían los otros dos”. Razones para la expectativa Las aspiraciones de las listas opositores, además, se sustentan en los datos obtenidos: En 2017, el antiguo distrito del «Barrio Alto» (Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea) se fusionó con La Reina y Peñalolén, lo que le dio más diversidad social A la zona. No obstante, en 2017, Chile Vamos no tuvo competencia por la derecha y sacó 63,07 %, lo que le permitió sacar cinco de seis diputados.


Además, incidió que la ex Concertación se presentó dividida y, en una señal de desinterés, ni siquiera llenó todas sus listas. Ese vacío fue aprovechado por el Frente Amplio, que logró un 16,9 %, suficiente para elegir a un diputado (Hirsch). Para la derecha hoy es difícil reeditar ese porcentaje (63%). “Es absolutamente complejo, dada la alta competencia con nombres competitivos, que ese escenario se repita”, admite el diputado Fuentes.


Otro factor que pesa hoy es que compite por fuera, en el mismo distrito, un grupo de candidatos conservadores como Henry Boys y Francisco Orrego, que podrían restarle votos a la exministra Marcela Cubillos, quien figura como la cabeza de serie de la lista de Chile Vamos. Por su parte, en el espacio de centro o centro derecha hay figuras que podrían descontar apoyos a Chile Vamos como la misma Mariana Aylwin o Tomás Recart. También son amenaza Cristóbal Bellolio y Paola Berlin, cuya línea de pensamiento es muy cercana a Evópoli.


Por ello, las estimaciones más realistas indican que Chile Vamos tendrá una votación del orden del 60%. No obstante, si baja de ese porcentaje aumentan las chances de la oposición de instalar un tercer constituyente (ver recuadro). Además de la fortaleza de las candidaturas opositoras, se suman otros factores de incertidumbre:Aunque en Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea ganó el «Rechazo» en el pasado plebiscito, el «Apruebo» al final se impuso en todo el distrito con un 55%. Ese referéndum tuvo 77 mil votos válidos más respecto de 2017, producto de la participación de jóvenes, que aún no se sabe cómo se comportarán en el futuro.Por esa mayor participación, Peñalolén, donde el «Apruebo» ganó con un 84% y donde las fuerzas de izquierda crecen, hoy tiene el mismo peso electoral que Vitacura y Lo Barnechea juntas.


Fuente: Diario La Segunda