Feministas polemizan lista de Mariana Aylwin por sistema cebra en el SERVEL



La norma sobre inscripciones de listas tiene dos reglas sobre el principio de paridad de género para las candidaturas de constituyentes.

La polémica surge de cómo cada una de las partes interpreta la disposición trigésima transitoria de la Constitución Política de la República, que fue la que permitió la paridad en la Convención Constitucional. Ante las aceptaciones, rechazos, sorpresas y confirmaciones que surgieron el sábado 23 de enero cuando el Servicio Electoral (Servel) publicó cuáles candidaturas podrán competir en las elecciones del 11 de abril, hubo una materia que rápidamente se elevó a nivel de controversia, donde candidatas y feministas reclamaron con pancartas frente al Servel y otras por redes sociales, alegando que no se respetó la paridad de género, tener en una lista una mujer, un hombre, una mujer, un hombre y así sucesivamente se le conoce como sistema "cebra", en referencia a sus rayas alternadas, y una de las primeras en levantar el punto, vía Twitter, fue la politóloga Javiera Arce, quien junto con sus colegas Julieta Suárez-Cao y Carolina Garrido (candidata a constituyente por el Distrito 8) denunciaron que ese incumplimiento arrojaba dudas sobre los procedimientos del Servel y los dardos apuntaron a la lista de Mariana Aylwin porque en la lista de Independientes con Chile que encabeza, se inscribieron siete miembros, 3 mujeres y cuatro hombres, y según ellas, no cumplía la norma porque debe ser lista de pares o una mujer más.


La disposición contiene dos reglas, cada una en un inciso distinto.


La primera determina que todas las listas deberán empezar en primer lugar la candidatura femenina y, luego, establecer el sistema "cebra". Dice así:


"En el caso de las declaraciones de candidaturas para la elección de convencionales constituyentes, la lista de un partido político, pactos electorales de partidos políticos o listas celebradas entre candidaturas independientes, deberán señalar el orden de precedencia que tendrán los candidatos en la cédula para cada distrito electoral, comenzando por una mujer y alternándose, sucesivamente, estas con hombres".


Eso significa que en una lista de, por ejemplo, siete personas, se debería seguir este esquema: mujer-hombre-mujer-hombre-mujer-hombre-mujer.


Las críticas contra listas como la que encabeza Mariana Aylwin y otras más, aparecen sin "cebra" y apuntan a que se viola esta regla; por lo tanto, en esa lectura, el Servel debió rechazarlas. ¿Por qué las aceptó Servel?


Aquí opera la segunda regla en el Servel: en pactos con un número impar de candidatos, la ley nunca habla de que tendrá que haber más mujeres que hombres en la lista. Esto dice el texto de ese segundo inciso: "En cada distrito electoral, las listas integradas por un número par de candidaturas deberán tener el mismo número de mujeres y de hombres. Si el total de postulantes fuere impar, un sexo no podrá superar al otro en más de uno” Ejemplo: en una lista de siete candidatos solo puede super un sexo a otro sin discriminación género, como es el caso de la lista de la exministra Aylwin.


El presidente del Servel, Patricio Santamaría, respondió vía Twitter a Javiera Arce con el énfasis en el segundo inciso, donde dice que "un sexo no podrá superar al otro en más de uno". De ese modo, sostuvo, "puede ser un hombre más o una mujer más". Dijo Santamaría.


Fuente: Pauta.cl